Me quiero mudar solo, ¿Qué debo hacer?

¡Hola misijos!

Sí, ya sé que tengo mucho tiempo que no escribo por aquí, pero todo tiene una explicación lógica, racional y verdadera…

¡INDEPENDIZARSE!

Muchas cosas vienen con esta palabra, como por ejemplo trabajo, facturas, compromisos, y muchas otras cosas más… Así que si estás pensando en mudarte solo o mudarte con tu novio, novia, amigo o amiga, te aconsejo que te sientes, busques un té y tomes nota de las 7 cosas que debes tomar en cuenta antes de mudarte o independizarte.

1.Pensarlo muy bien antes de hacerlo.

Luis, mi novio, y yo siempre habíamos pensado mudarnos juntos. Hay personas que en realidad solo tiene pareja para no sentirse solas, pero ese no es mi caso. Luego de que tienes alguien estable en tu vida, sientes la necesidad de llevarlo a una nueva etapa y siempre se debe empezar con algo. Convivir juntos era nuestro próximo paso, así que lo pensamos muy bien y dijimos: “¡Hay que hacerlo!”

¿Por qué debes pensártelo bien? Porque te haces ilusiones de que todo será más fácil porque estás solo y porque no hay nadie que te diga lo que tienes y no tienes que hacer, pero déjame decirte que eso es una espada de doble filo, justamente por eso te puedes arrepentir. Así que para que no pienses que es de una forma y luego te desanimes y vuelvas súper down a donde tus padres, piénsalo bien.

2.Buscar muy bien donde te vas a mudar.

Ya sea una casa, un apartamento o un aparta-estudio, debes tener presente lo que se ajusta a tu presupuesto, necesidades y también a tu estilo de vida.

Ajustarte a tu presupuesto es una de las cosas que parece más lógico hacer, pero no es tan fácil como parece, ya que buscas acomodarte lo más que puedas y piensas que puedes costear todo lo que quieres pero la realidad es que siempre hay imprevistos. Además, la renta no es lo único que vas a pagar, también están los servicios, por eso hay que estar consciente de lo que tienes.

¡Necesidades! Si te vas a mudar solo, no necesitas irte a un apartamento súper grande, con 4 habitaciones, 3 baños y un sinnúmero de cosas que sabes que no vas a utilizar. Piensa que aunque tengas el dinero para costearlo no lo vas aprovechar y una parte muy importante, eres tú quien va a limpiar todo… ¡Muy importante!

¡Estilo de vida! Trata por todos los medios, si no tienes carro, que la locación de tu nuevo hogar te quede lo más cómodo de llegar a tu trabajo o a la universidad. Ya de por sí es incómodo tomar el transporte público, no te lo compliques más. Si tienes carro, pues trata de que sea fácil llegar a donde sea que vayas, por los tapones y por todo lo que se puede presentar.

3.Pensar con quién te vas a mudar.

¡Esto es crucial! Si te piensas mudar con un roommate yo recomiendo que sean, por lo menos, un poco afines, porque no quieres a una persona que sea un desorden andante y que por otro lado tú seas alguien que no soporta los zapatos mal puestos, o que quizás a ti te encante hacer los quehaceres con música súper alta, pero a tu roommate no le guste porque no se puede concentrar mientras estudia.

Si la decisión es mudarte con tu novio o novia, se supone que ya deben conocerse lo suficiente, pero igual es bueno que hablen qué les gusta a cada uno y qué no, ya que cuando no vivían juntos la convivencia era mucho menor y ahora será algo 24/7.

Sea cual sea la persona con la que te mudarás, traten de antes de empezar a hacer planes, hablar sobre lo que va a hacer cada uno, cómo son y qué piensan hacer si hay disgustos. Así ya tienes una idea de con qué persona vas a lidiar.

4.Hacer un plan económico.

La calculadora de tu celular y tú serán los mejores amigos. El plan económico de cómo funcionará toda la mudanza es sumamente importante, debes calcular la renta, los servicios, la comida, los productos básicos y todos los imprevistos que saldrán a la luz cuando te mudes.

Algo que es muy “Pathy”, si podemos llamarlo así, es que siempre pongo un poco más de dinero en todo lo que se supone que debo pagar. Por ejemplo, ya se que la factura de mi celular es de RD$1,400 pero prefiero poner RD$1,600 porque nadie sabe lo que pase, así tengo dinero para rejugar.

5.La limpieza de la casa.

Lo que antes pasaba en la casa de tus padres de que todo era mágicamente reemplazado con cosas limpias y nuevas, cuando te independizas, no pasa.

Si no sabes, debes aprender a lavar la ropa, fregar, barrer, limpiar los baños y todo lo que implique hacer para que la casa se mantenga limpia, a menos que tengas suficiente dinero. En ese caso, puedes contratar alguien para que haga la limpieza y listo.

6.Hacer las compras.

Desde que puedo recordar siempre me ha gustado hacer las compras. Cuando vivía con mis padres, me encantaba ir con mi Domingo, mi padrastro, porque él me dejaba poner en el carrito todo lo que quisiera, mientras que mi madre siempre andaba con prisa y siempre chequeaba todo lo que se compraba.

Antes solo te preocupabas por lo que tú querías y más nada, ahora te debes fijar en lo que falta en la casa y guiarte siempre por el presupuesto que tienes estipulado para comprar y muy importante si vives con más personas, comprar cosas que les guste a todos y no solo a ti.

7.Disfrutar de tu independencia.

Aunque mudarse de la casa de tus padres implica un sin número de retos, complicaciones y cosas nuevas, es algo que tarde o temprano debes hacer. Además, forma parte de experiencias que definitivamente no hubieses querido perderte.

Ya tienes tu espacio ¡Haz lo que quieras! Decóralo como siempre quisiste, vete a la cama súper tarde, invita a tus amigos a ver películas todos los días, escucha tu música favorita a todo volumen, pero sobre todo

¡Disfruta!

Mira el video que hice en mi canal de youtube

Gracias Lisbeth Tejada (Proof-read)